Historia

De Puerto Plata a Punta Rucia “La mejor de todas ellas –ciudades recientes del Nuevo Mundo– fue La Isabela, porque fue de piedra o cantería, (…) casa para los bastimientos y municiones de la armada e Iglesia y Hospital y para su morada -Cristóbal Colón- una casa fuerte, según se pudo hacer; y repartió solares, ordenando sus calles y plaza, y avecindáronse las personas principales, y manda que cada uno haga su casa como mejor pudiere; las casa públicas se hicieron de piedra –en realidad de tapial, rematada de sillar– , las demás cada uno hacía de madera y paja, y como hacerse podía”Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias Puerto Plata es una de las 31 provincias de la República Dominicana. Puerto Plata fue fundada por Nicolás de Ovando en los inicios de la colonización hispánica, hacia 1502. Fue una de las ciudades devastadas en 1606 y no volvió a ser repoblada sino a partir de 1736.

El advenimiento de los tiempos republicanos favoreció el desarrollo de la ciudad, que con el tiempo se convirtió en el principal puerto de El Cibao, especialmente para exportar el tabaco de la región.

En 1866 Puerto Plata fue elevada a cabecera del distrito independiente. En 1870 fue sede del gobierno de Gregorio Luperón y fungió como capital interina de la República. De su parte, La Isabela o Villa Isabela fue la primera ciudad fundada en el Nuevo Mundo (América) por los españoles (1494). Cristóbal Colón la erigió, en sustitución del Fuerte de La Navidad, en la costa norte de La Española y designó un consejo de gobierno para regirla, del que formaba parte fray Bernat Boyl. La ciudad fue una mezcla de puerto, astillero, aduana y almacén, a través de la cual se canalizaba todo el tráfico entre la isla y España.

La Isabela fue fundada a finales de diciembre de 1494 e inaugurada el 6 de enero de 1494, por Cristóbal Colón, durante el transcurso de su segundo viaje, tras haber conocido la destrucción por los taínos de un primer asentamiento, el llamado Fuerte de La Navidad, que había sido construido con los restos del naufragio de la Santa María en la costa noroccidental de la isla de La Española, y en donde Colón había dejado treinta y nueve hombres al mando del cordobés Diego de Arana.

La destrucción del fuerte en 1493 por los aborígenes de la isla, comandados por el cacique Caonabo, llevó al Almirante a preferir establecerse en otro lugar de la misma costa, muchas millas al este. Aquel fue el origen de La Isabela, ahora Parque Arqueológico muy cercano a la comunidad El Castillo. Según Kathleen Deagan, arqueóloga de la Universidad de Florida, quedan cimientos de piedra de edificaciones, entre las cuales se aprecian aún: La torre del observatorio, la segunda casa de Cristóbal Colón, la iglesia, un almacén real o Alhóndiga y un “polvorín”, entre otros.

La Isabela fue golpeada por dos de los primeros huracanes observados por los Europeos en 1494 y 1495. El hambre y las enfermedades provocaron motines que causaron duros castigos, desilusión y más hambre y enfermedades. Llegó el punto en el que un grupo de colonos, liderados por Bernal de Pisa, intentaron capturar varias naves para regresar a España. La Isabela a duras penas sobrevivió hasta 1496 cuando Colón decidió abandonarla en favor de un nuevo asentamiento, Santo Domingo.